¿Qué es la sinovitis transitoria de cadera?

Como su nombre indica se trata de una inflamación de la cadera (en concreto del tejido sinovial). Esta inflamación produce un exceso de líquido articular, que distiende la articulación y provoca disminución de la movilidad y cojera. Es una enfermedad benigna autolimitada y que, con las medidas adecuadas, se resuelve en unos 7 -10 días, aunque en ocasiones puede prolongarse.

sinuvitis de cadera

Puede ocurrir entre los 9 meses de vida y la adolescencia, pero sobre todo entre los 3 y los 8 años. Generalmente afecta a una cadera y solo en un 5% de los casos afecta a las dos.

¿Cuáles son los síntomas?

sinuvitis de caderaEl niño puede referir un dolor en la cadera, ingle, cara anterior del muslo o a veces incluso se refleja en la rodilla, que empieza de forma aguda, acompañado de cojera y movilidad limitada. En edades más tempranas puede no describir o localizar el dolor con claridad. Es característico el buen estado general del niño, sin la presencia de fiebre u otros síntomas. En ocasiones se acompaña de febrícula, raramente superior a 38º C. A veces la consulta se produce por una caída, pero es la impotencia funcional al ponerse de pie, es la que la produce.

Los síntomas disminuyen de forma progresiva en unos días o semanas. La media de duración es de unos 10 días, aunque puede alargarse el proceso hasta 8 semanas.

 

 

 

 

¿Por qué se produce? 

La causa de la enfermedad continúa hoy día sin conocerse. Con frecuencia, unos días antes de la aparición de los síntomas, el niño ha tenido una infección, habitualmente vírica, de vías respiratorias superiores o gastrointestinal o bien un traumatismo indirecto en la zona.

¿Cuándo debo consultar?

Siempre que el niño cojee, no quiera caminar o se queje de dolor en la ingle de forma persistente, es conveniente consultar con tu pediatra. Además, si se asocia fiebre es un signo de alarma por el que se debe consultar de forma precoz.

sinuvitis de cadera

¿Cómo se diagnostica?

Suele ser suficiente con la historia clínica y la exploración física. Tu pediatra te preguntará cómo ha comenzado el dolor, si existe fiebre o si ha tenido alguna infección previa. En la exploración al movilizar la extremidad, se comparan los dos lados viendo si hay disminución del arco de movimiento al girar la cadera y al separar a la vez las dos extremidades entre sí. En general el niño presenta una exploración normal al decúbito (tumabo ) pero al ponerse de pie , no puede .

 

En ocasiones, la ecografía de cadera puede estar indicada para complementar el diagnóstico. Otras pruebas, como una radiografía, un análisis de sangre o pruebas más complejas como una gammagrafía o una resonancia de cadera se pedirán si se sospecha o se quiere descartar otras enfermedades con las que en ocasiones, es necesario realizar el diagnóstico diferencial como la artritis séptica, la enfermedad de Perthes, la displasia de Meyer o la epifisiolisis proximal de fémur.

¿Qué tratamiento es el más apropiado en la sinovitis? 

El tratamiento está enfocado a disminuir la inflamación de la cadera. Por ello se recomienda el reposo hasta que el dolor cede y la movilidad se recupera. En los niños pequeños, mantener el reposo de manera constante durante unos días no resulta fácil, con intentar que caminen lo menos posible suele ser suficiente. Los antiinflamatorios como el ibuprofeno ayudarán a controlar las molestias y acelerarán el proceso de curación.

sinuvitis de cadera

En casos de dolor muy severo puede estar indicado el ingreso hospitalario para colocar una tracción cutánea en las extremidades, que alivia el dolor de la cadera, y para administrar medicación antiinflamatoria pautada. Excepcionalmente, si se produce un derrame intenso en la cadera puede ser necesaria una aspiración del líquido articular. Se recomienda el seguimiento por parte de tu pediatra para confirmar la resolución del cuadro y la vuelta a la actividad normal.

¿La enfermedad puede dejar secuelas? 

sinuvitis de caderaSe trata de una enfermedad autolimitada que cura sin secuelas en la mayoría de los casos. Si el proceso inflamatorio ha sido muy importante o repetido, puede existir una estimulación de las zonas de crecimiento de la cadera y provocar que ésta se haga algo más grande. Esto se conoce como coxa magna pero no produce ningún trastorno funcional. El problema principal de esta enfermedad es que puede confundirse con otras enfermedades. La más grave sería la artritis séptica de cadera, enfermedad muy grave porque si no se opera a tiempo y se instaura el tratamiento antibiótico adecuado puede provocar la destrucción de la articulación.

 

 

 

 

 

 

¿Cómo se diferencia de la artritis bacteriana o séptica?

La principal preocupación es saber distinguir este cuadro de una artritis séptica, que consiste en una inflamación de la articulación producida por una bacteria. Se trata de una enfermedad grave, que puede ocasionar en la cadera lesiones difíciles de resolver si no se realizan un diagnóstico y tratamiento precoces. Los síntomas son más intensos que en la sinovitis, con fiebre, mayor de 38,5 ºC, rechazo a caminar y afectación del estado general. En estos casos, el análisis de sangre y especialmente el del líquido articular ayuda a diferenciar las dos entidades.

¿Se puede tener varias veces una sinovitis?

Las sinovitis de repetición se ven con relativa frecuencia, sin que tengan consecuencias para la articulación. En estas situaciones, es importante descartar otras enfermedades reumatológicas o la enfermedad de Perthes.

Share This