La sarna es una enfermedad parasitaria que tradicionalmente se ha relacionado con ambientes socioeconómicos bajos, hacinamiento y falta de higiene. Hoy sabemos que puede afectar a cualquier persona sea cual sea su nivel socioeconómico, raza, sexo, edad o condiciones de higiene. Hablamos pues, de una patología muy frecuente que todos podemos presentar, de distribución universal. La incidencia es creciente, sobre todo en época fría. Actualmente hablamos de más de 300 millones de afectos en el mundo.

¿Qué es la sarna?

La sarna es una infestación de la piel por un ácaro llamado SARCOPTES SCABIEI, parasito muy pequeño que afecta a la capa superficial de la piel humana donde vive hasta 5 semanas y se reproduce continuamente. No se encuentra en la piel de las mascotas, pero puede permanecer 36 horas fuera de a piel humana. El contacto persona a persona intimo, prolongado y cercano es la causa de la transmisión.

El síntoma que lo caracteriza es el PICOR nocturno, al ser muy contagiosa ente los habitantes de una misma familia sobre todo si duermen juntos, hablamos de PICOR COMPARTIDO . La erupción se inicia como pequeñas vesículas rojizas y surcos, en las zonas donde penetra el ácaro (dedos, ingle, cara anterior de la muñeca, tobillos y codos, etc) simétricas y bilaterales. Posteriormente presenta respuesta inflamatoria apareciendo las máculas, placas y nódulos, seguidas de lesiones de rascado y por ultimo sobreinfecciones bacterianas. Por tanto, las lesiones que veremos en la piel obedecen a la lesión directa del parasito y a la respuesta inflamatoria (reacción de hipersensibilidad) que desencadena.

Distintos miembros de la familia pueden tener lesiones en diferentes momentos de expresión. Personas que se reinfectan
pueden tener una menor respuesta inflamatoria. Las lesiones puedes ser variadas, pero es la presencia del SURCO ACARINO (pequeño túnel de bordes inflamados y enrojecidos serpiginoso de unos 2 cm de longitud, realizado por el ácaro) lo que concluye con el diagnóstico.

Las localizaciones mas características suelen ser la región interdigital en caras laterales de los dedos, superficie flexora de la muñeca, las ingles, los genitales, las axilas, la región periumbilical, areola mamaria, codos, glúteos y región interglútea, mientras que en el lactante
suele afectar a cuero cabelludo, cara, palmas y plantas, siendo mucho más variable. El diagnostico en la mayoría de las ocasiones es solo clínico y solo en casos muy dudosos su médico o dermatólogo indicará otras pruebas histológicas como la biopsia, raspado,
videodermatoscopia, etc.

Es el pediatra o el medico general el que debe sospechar de esta entidad ante una dermatosis pruriginosa que empeora en la noche y afecta a varios miembros de un mismo núcleo familiar. El tratamiento es importantísimo cumplirlo e iniciarlo pronto ante la sospecha clínica para evitar complicaciones y contagio familiar. Incluye uso de acaricidas del que ahora vamos a hablar (en nuestro país la permetrina al 5 %, reservando para casos excepcionales la ivermectina oral) y medidas de higiene familiar y del entorno, pues ya hemos dicho que puede
permanecer fuera de la piel humana.

Así mismo, igual de importante será estar alerta al periodo de incubación de 2-6 semanas. Por tanto todo este tiempo se mantendrán las medidas en el ámbito familiar tengan síntomas o no. El objetivo del tratamiento es eliminar el ácaro, evitar su diseminación y contacto persona-persona, así como tratar complicaciones.

Medidas para prevenir la sarna

Control sobre los fómites u objetos de uso cotidiano:

¿qué es la sarna?

  • Es necesario realizar el tratamiento de la ropa interior, prendas de vestir y ropa de cama que haya estado en contacto con el paciente
    en los 3 días previos al tratamiento.
  • Lavado a máquina en ciclos calientes, más de 60º C. Si el tipo de ropa no tolera altas temperaturas, se puede introducir la ropa en bolsas de plástico cerradas y selladas y mantenerlas en el exterior durante 72 horas. Y posteriormente lavarla. El parásito no vive más de 24-48 horas fuera del cuerpo humano y es muy sensible a la desecación y las temperaturas extremas.

 

  • Para el tratamiento sobre colchones, tiendas de campaña, interior de los vehículos, sobre todo si se utilizan para dormir, y ropa de la que no se puede prescindir 48 horas, se puede utilizar el benzoato de bencilo (Acarexan en spray o en espuma). Es el único acaricida aceptado en España y se debe utilizar leyendo previamente las instrucciones.

El tratamiento con acaricidas

  • Permetrina 5 %. Actúan sobre al ácaro, no sobre la respuesta inflamatoria secundaria. Se debe aplicar correctamente, siguiendo las instrucciones detalladas. Se debe y es fundamental repetir a la semana. Se aplica una capa fina desde el cuello hasta los dedos del pie, haciendo especial énfasis en los pliegues, uñas, regiones interdigitales, muñecas, axilas, mamas, glúteos y región periumbilical. Las uñas deben recortarse bien. En menores de 2 años e inmunodeprimidos, incluimos cuero cabelludo y cara.
  • Es aconsejable aplicar en la noche, para que actúe al menos 8/12 horas, retirando los restos con ducha o baño pasadas estas horas.
    Se considerará contacto a las personas que compartan habitación, ropa u objetos de uso cotidiano con los casos. Se tratará a todos los contactos y deberá realizarse al mismo tiempo y ser supervisado, comprobando que se realiza, incluidos los baños.
  • Los inmunodeprimidos o en caso se sarna costrosa, hiperqueratosica (tipo de sarna no frecuente de la que no hemos hablado), recibirán otro tratamiento oral no demostrada su inocuidad en niños ni embarazadas.

¿qué es la sarna?Uso de antihistamínicos

  • Otros tratamientos que debemos valorar es el uso de antihistamínicos para controlar el picor, que puede persistir mas de 3 semanas (reacción de hipersensibilidad), corticoides tópicos o incluso orales y antibioterapia, pero esto será indicado por vuestro medico según situación individual. Las lesiones de piel suelen desaparecer en las 4 semanas tras el tratamiento correcto.
  • Para terminar, debemos saber que es una enfermedad de declaración obligatoria y la búsqueda activa de casos y el seguimiento continuado una prioridad para erradicar el foco de esta enfermedad parasitaria.
Share This