Piojos en niños: todo lo que debemos saber

La vuelta al cole no solo trae rencuentros entre amigos, sino un parasito muy conocido por todos, los piojos. Los piojos son unos insectos que viven en el pelo de las personas y se alimentan de la sangre que chupan al picar. Son muy frecuentes en la edad escolar y no importa si el cabello está limpio o sucio. Los piojos se encuentran en todo el mundo, en todo tipo de lugares diferentes, tales como en hogares o escuelas, o en el campo o en la ciudad. Si bien la pediculosis puede ser una molestia, no provoca enfermedades graves ni transmite ninguna enfermedad. La pediculosis se puede tratar en el hogar, pero consulta con tu pediatra ante cualquier duda.

 

¿Cómo identifico a los piojos?

Los piojos son insectos muy pequeños que tienen casi el tamaño de una semilla de sésamo (entre 2 y 3 mm de largo). Generalmente, sus cuerpos son claros y grises, pero su color puede variar. Los piojos se alimentan de muy pequeñas cantidades de sangre del cuero cabelludo. Generalmente no pueden sobrevivir más de un día sin alimentarse de sangre.

¿Y qué son las liendres?

Los piojos ponen sus huevos y los adhieren al cabello cercano al cuero cabelludo. Estos huevos son los que conocemos como liendres. Son ovaladas y aproximadamente del tamaño del nudo de un hilo (0.8 mm de largo y 0.3 mm de ancho) y generalmente son entre amarillas y blancas. Algunas liendres se mimetizan con algunos colores de cabello de las personas, haciendo que sean difíciles de ver y pueden confundirse con caspa, pero, a diferencia de la caspa, las liendres se adhieren al cabello firmemente.

 

¿Cómo se contagian los piojos?

Los piojos son insectos que se arrastran. No pueden saltar, brincar ni volar. La manera principal en que se contagian y transmiten los piojos es con el contacto directo entre una cabeza y otra. También se puede trasmitir por el intercambio de peines u otros accesorios, aunque es menos frecuente.

¿Cuáles son los síntomas que producen los piojos en niños?

 

El síntoma más común es picazón en las áreas donde los piojos están presentes, y como consecuencia de la picazón, rascado. Ante estos síntomas hay que revisar la cabeza del niño. Los síntomas pueden tardar en comenzar hasta 4 a 6 semanas desde que los piojos llegan al cuero cabelludo. La mayor parte de la picazón se produce detrás de las orejas o del cuello. Además, la picazón provocada por la pediculosis puede llegar a persistir algunas semanas después de que ya no haya piojos.

 

 

¿Cómo se tratan los piojos en niños?

Hay distintos tratamientos y soluciones para tratar de acabar con los piojos, aunque no todos son iguales. En cualquier caso, más vale armarse de paciencia y de una lendrera (ya sabéis, esos peines con púas muy cerradas), y ponerse manos a la obra. Necesitarás buena luz, mucha paciencia y empezar a revisar el pelo del niño, pasando la lendrera una y otra vez por los mechones de pelo, prestando especial atención a la nuca y las sienes, donde suelen anidar más los piojos. Esto debe hacerse nada más descubrir la infestación, y también después de haber aplicado un tratamiento con algún producto insecticida para ir eliminando tanto los piojos vivos como muertos, así como las liendres. Debes pasar la lendrera reiteradamente, y ayudarte de manos y uñas, si es preciso. Respecto a los tratamientos que encontramos en el mercado, actualmente entre los más usados y recomendados tenemos:

  •  Antipiojos con permetrina: Tradicionalmente, los productos a base de permetrina (en concentración de 1% o superior) son el tratamiento usado para acabar con los piojos, en forma de lociones o champús, o combinados. En caso de elegir, es preferible optar por las lociones, que permanecen más tiempo en el cabello. Aunque son bastante eficaces, en ocasiones hay piojos que han desarrollado resistencia a estos tratamientos, lo que dificulta mucho la tarea de acabar con ellos. En cualquier caso, es habitual tener que repetir el tratamiento pasado un tiempo para conseguir eliminar todos. Se puede utilizar desde los 3 meses de vida, aunque en menores de 2 años, especialmente en menores de 6 meses, es mejor retirar las liendres y los piojos con la mano.

  • Antipiojos con siliconas: estos tratamientos con siliconas, más recientes, son tan eficaces como los insecticidas químicos, no producen resistencias y presentan menos reacciones adversas y nula toxicidad. Suelen venderse en forma de loción. Pueden usarse desde el año de vida.
  • Para el uso tanto de uno como de otro producto sigue siempre las recomendaciones del fabricante y/o consulta con tu pediatra. Los piojos fuera del cuerpo sobreviven como mucho 1 o 2 días. La ropa, toallas y ropa de cama se debe lavar con agua caliente. Los peines y accesorios del pelo sumergirlos durante 10 minutos en la loción parasitaria. Lo que no pueda limpiarse se puede poner en una bolsa de plástico cerrada durante dos semanas. Además, todos los miembros de la familia y las personas cercanas también deberían revisarse y tratarse, si fuera necesario.

 

 

¿Cómo puedo prevenir los piojos?

Como hemos comentado, los piojos pueden aparecer en cualquier ambiente y no se relacionan con tener peor higiene. Por ello, mantener unos hábitos de aseo adecuados, siendo la mejor manera de prevenir el contagio de los piojos evitando las aglomeraciones y el contacto cabeza con cabeza con alguien que tenga piojos, aunque esto es algo prácticamente imposible de conseguir en colectividades de niños.  No hay que utilizar tratamientos preventivos a base de lociones o colonias para parásitos si el niño no está infectado ya que solo contribuirás a generar más resistencias. Sólo se utilizará el tratamiento si se descubre que tiene piojos.

Si el niño comienza con molestias en la cabeza, deberemos buscar si la causa son los piojos y, si los tiene, tratarlos, aplicando el tratamiento siguiendo escrupulosamente las instrucciones (tiempo de aplicación, repetición pasados 7 o 10 días), y con paciencia y la lendrera, acabar con los piojos.

Share This