El sol, el agua del mar y el sudor pueden resentir la piel de los más pequeños. Por ello, hay que observar cualquier mancha, rojez, o marca que pueda aparecer en vuestros hijos y acudir a un especialista. Hoy expondremos algunas de las lesiones en la piel frecuentes en verano en niños.

1. PULPITIS DE PISCINAS. DERMATITIS PALMAR O DACTILITIS DE PISCINAS. POOL PALMS.

lesiones en la piel en verano en niñosEn esta época es muy frecuente la consulta por parte de los padres, de un trastorno benigno que aparece en las palmas y dedos de las manos coincidiendo con la época estival y la incorporación a piscinas. El hablar de esto, obedece a un intento de tranquilizar a la familia pues el curso evolutivo es excelente.

Son manchitas rojas que aparecen en las yemas de los dedos y en la palma, no en los pliegues, suelen ser en ambas manos, bien delimitadas y sin descamación. Se produce por una fricción continua de la piel mojada con una superficie rugosa como puede ser el borde de la piscina, apareciendo estas lesiones rojizas inflamadas que rara vez pican o duelen.

No se ha determinado el papel del cloro o la sal, pero sí la humedad y el roce continuo. Cesar esta actividad provocara la regeneración de esa barrera cutánea y solo en casos de pérdida de sustancia, precisan, además de una buena hidratación, una crema con corticoides para bajar la inflamación.

2. SUDAMINA.

Lesiones frecuentes en la piel en veranoUna de las erupciones más frecuente en verano en bebés y niños menores de dos años. Se manifiesta como un sarpullido (pequeños granitos rojos o blancos) en la cara, cuello, pecho o espalda y en otras zonas de la piel como los pliegues (frecuentemente sitios en los que los peques suelen sudar más).

La causa de la sudamina es la obstrucción de las glándulas sudoríparas y aunque a veces resulte llamativo, no es una patología grave. En la mayoría de los casos no necesita tratamiento y desaparece por sí sola.

Lo mejor para prevenirla es controlar el calor y la humedad de la piel. Para ello, durante el verano, es importante evitar las cremas muy densas o untuosas porque taponarán los poros, y es recomendable optar por hidratantes de textura ligera. Otros aspectos a tener en cuenta es no abrigarlos demasiado, usar ropa preferentemente de algodón, cambiar el pañal con frecuencia y utilizar agua templada durante el baño.

3. DISHIDROSIS PALMAR O PLANTAR. ECCEMA DISHIDRÓTICO.

La dishidrosis se caracteriza por una erupción de ampollas o vesículas no eritematosas y simétricas a lo largo de los laterales de los dedos, en áreas plantares o palmar. Estas vesículas pueden producir picor intenso. En casos severos, las ampollas pueden romperse y drenar el liquido contenido, provocando una piel seca, que se fisura y genera dolor.

Lesiones frecuentes en la piel en verano

Se puede presentar a cualquier edad pero con mayor frecuencia en adolescentes y adultos jóvenes. Es una manifestación de la superficie de la piel benigna y autolimitada en el tiempo. No es contagiosa y puede cursar con momentos de brotes y de remisión. No obstante, la gravedad dependerá de la intensidad y síntomas que generen en el niño. Suele tener carácter estacional, con mayor frecuencia en primavera y verano, por ello se ha pensado que podría estar relacionado con el sudor y la obstrucción del conducto sudoríparo, pero a día de hoy el origen de esta manifestación cutánea es incierto y se atribuye gran influencia al estrés, la predisposición alérgica y la dermatitis atópica.

En función de la clínica y severidad tu pediatra te indicará el tratamiento más recomendado para estas lesiones en la piel frecuentes en verano en niños .

4. DESHIDRATACION DE LA PIEL.

Pasar muchas horas a remojo, el sudor, el sol, el agua salada del mar o el cloro de la piscina provocan la deshidratación de nuestra piel y la agreden, sobre todo en niños predispuestos como aquellos que padecen dermatitis atópica.

Por ello, es importante tanto el uso de cremas hidratantes y aftersun, como controlar que nuestros pequeños beban los suficientes líquidos, preferentemente agua. Además, es recomendable que después de bañarse en la piscina o en la playa, se quiten los restos de sal o
cloro con una ducha de agua limpia. Así mismo, evitar las duchas muy calientes y utilizar jabones poco agresivos y con pH 5.5, mas
compatible con la piel.

Y por supuesto, nunca olvidar la fotoprotección previa a la exposición solar. Si esta deshidratación de la piel, sobre todo en niños predispuestos, llegara a provocar un eccema, tu pediatra en ese caso podrá recomendarte algún tratamiento adicional además de la hidratación, como pueden ser corticoides tópicos.

5. PITIRIASIS ALBA.

Lesiones frecuentes en la piel en veranoSe trata de lesiones blanquecinas redondeadas que aparecen típicamente en la infancia en cara, cuello y, a veces, en las extremidades. No son exclusivas del verano pero sí se suele consultar con mas frecuencia ya que, al ponerse moreno el resto del cuerpo, se notan mucho
más.

Son lesiones benignas que suelen desaparecer con el tiempo (a veces meses o incluso años). No requieren ningún tratamiento especial; es importante que mantengamos la piel muy hidratada con cremas emolientes y que la protejamos adecuadamente del sol.

No se sabe con exactitud por qué se producen pero su principal desencadenante es la sequedad de la piel y para la mayoría de los dermatólogos se trata de una forma leve de dermatitis atópica.

Será importante, así mismo, realizar un diagnóstico diferencial por tu pediatra para descartar otra afección con lesiones similares provocada por hongos, la pitiriasis versicolor.

6. INFECCIONES POR HONGOS SUPERFICIALES.

Otras de las lesiones en la piel frecuentes en verano en niños son las infecciones por hongos, debido a que los entornos cálidos y húmedos (como playas, piscinas o vestuarios) favorecen su proliferación. Ante estos casos, tu pediatra te pautara una crema o loción antifúngica.

Detallaremos 2 lesiones de las más frecuentes producidas por hongos en la piel, la pitiriasis versicolor y el pie de atleta.

– PITIRIASIS VERSICOLOR.

Lesiones frecuentes en la piel en veranoEs una infección fúngica frecuente de la piel. El hongo afecta a la pigmentación normal de la piel, lo que da lugar a pequeñas manchas blanquecinas, más visibles en verano por la diferente tonalidad de la piel, aunque pueden adquirir coloración rosada o marrón en
diferentes épocas del año, por ello el nombre de versicolor. Se presenta, más comúnmente, en adolescentes y adultos jóvenes, con preferencia en tronco u hombros.

No suele ser dolorosa ni contagiosa aunque a veces puede causar cierto picor leve. Incluso después de un tratamiento exitoso, el color de la piel puede continuar siendo irregular durante varias semanas o meses. A menudo, puede reaparecer, sobre todo en climas cálidos y húmedos.

– PIE DE ATLETA.

El pie de atleta es el nombre común que recibe la infección por hongos en el pie. Se suele ver con más frecuencia en niños mayores y adolescentes. Estas infecciones se ven favorecidas por la humedad, por eso ocurren más cuando el pie suda. Las lesiones típicamente aparecen entre los dedos de los pies, más frecuentemente entre el tercer y cuarto dedo y entre el cuarto y el quinto. En algunos casos puede afectarse también la planta del pie y/o el dorso.

Normalmente aparece descamación y fisuras y, en algunos casos, vesículas. Las lesiones suelen picar bastante. Para prevenirlo, hay que mantener el pie seco (usar calzado transpirable, calcetines de algodón y, cuando sea posible, sandalias), además de tener precaución al caminar descalzo en piscinas, duchas y vestuarios públicos, priorizando las chanclas en este tipo de espacios húmedos.

En conclusión, estas lesiones en la piel frecuentes en verano en niños suelen tener fácil solución. Pero si observas en tus hijos cualquiera de estos síntomas descritos en este post, no dudes en contactarnos para pautar la crema o medicamento necesario. 

Share This