La adolescencia, si bien es una etapa en la vida en la que se suele gozar de buena salud, es un momento en el que es de vital importancia contar con asistencia médica periódica y especializada con el fin de recibir orientación y acompañamiento sobre temas cruciales.  En los últimos años se ha complicado la patología de la adolescencia, necesitando tanto los padres como los propios adolescentes, ayuda y orientación en mayor proporción, es decir, consultas pediátricas para adolescentes. 

Además, los recursos sanitarios destinados a su atención, hasta ahora, han sido limitados, con el agravante de fijar como edad límite para su asistencia en los servicios de pediatría la de 14 años (o 16 años en algunas comunidades), quedando así en un limbo asistencial, sintiéndose a veces en tierra de nadie, demasiado grandes para pediatría, pero demasiado pequeños para una consulta de adultos propiamente dicha.

Por todo esto surge la necesidad de crear espacios adecuados, saludables y “amigables” para la asistencia integral de este grupo poblacional, con un enfoque biopsicosocial. 

¿Desde el punto de vista endocrino, que revisaremos en el adolescente?  Y, porqué son necesarias las consultas pediátricas en adolescentes.

Pubertad

En niñas, la pubertad de inicio normal tiene lugar entre los 8 y 13 años, siendo la media los 10.5 años de edad, mientras que, en los niños, ésta tendrá lugar entre los 9 y 14 años, con una media de 11.5 años de vida. El primer signo de desarrollo puberal en la mujer es el crecimiento glandular mamario (telarquia), apareciendo la menarquia aproximadamente unos 2 años después del inicio de ésta, por ello en estas edades son fundamentales las consultas pediátricas en adolescentes. En el varón este primer signo de desarrollo será el aumento del
tamaño testicular.   Tu pediatra podrá informarte y reconocer cuando comienza esta etapa del desarrollo en ellos para poder ir haciendo un seguimiento personalizado.

Peso y talla

Consultas pediátricas adolescentesLa talla en gran parte vendrá determinada por nuestra genética y en relación a la talla de los padres. Pero es frecuente durante esta época observar como niños de la misma clase con padres similares poseen tallas muy dispares. Habrá que fijarse en el desarrollo puberal de cada niño, por lo que puede no ser comparable con su compañero. Tu pediatra, o un pediatra especializado en endocrinología si fuera necesario, te podrá detallar si la talla de tu hijo está dentro de la normalidad respecto a su desarrollo.

Así mismo el peso deberá ir acorde a su talla. Habrá que vigilar tanto el exceso de peso, frecuente hoy día en nuestra sociedad por el ritmo y estilo de vida que llevamos con aumento de productos ultra procesados, como el déficit de peso, ya que esta etapa es crucial también
para inculcar valores saludables en nuestros adolescentes.

Irregularidades menstruales

Es posible que hasta 2 años después de la primera menstruación las reglas no sean regulares. Aun así, es recomendable un seguimiento por vuestro pediatra para valorar, si fueran necesarios, los exámenes complementarios que se consideren. Así mismo, si son muy
abundantes, puede ser necesario un control analítico que descarte presencia de anemia.

Acné y/o vello desproporcionado

Consultas pediátricas adolescentesEs uno de los motivos más normales de consultas pediátricas en adolescentes. Muy frecuente en la pubertad. Normalmente no se asocia a patología, pero si es muy excesivo tu pediatra podrá solicitar un estudio hormonal para descartar patología o podrá derivarte a un pediatra especializado en endocrinología si precisa ampliar el estudio.

 

 

Factores de riesgo cardiovascular

En aquellos adolescentes que presentan riesgos cardiovasculares las consultas pediátricas son obligatorias. Presencia de colesterol, hipertensión arterial o alteraciones en el metabolismo de los azucares pueden incrementar nuestro riesgo cardiovascular, por lo que si detectamos alguna de estas patologías será necesario su chequeo, así como inculcar la prevención de factores de riesgo añadidos como puede ser el hábito de fumar.

¿Qué otros aspectos revisaremos en la consulta pediátrica para adolescentes?

Desde la postura y alteraciones de la columna hasta cuestiones relacionadas con la alimentación y la concentración en los estudios son motivo de abordaje y, a veces, de preocupación. Como puntos clave revisaremos:

Cambios psicológicos:

La maduración puberal produce un gran impacto psicológico y social, sin afectar al desarrollo cognitivo. Será necesario acompañar al adolescente en este crecimiento personal para solventar cualquier dificultad que pueda tener.

Alimentación:

Motivo de preocupación frecuente tanto para los adolescentes que se empiezan a preocupar más por su imagen corporal, como para los padres, en el caso de que éstos muestren alguna conducta disruptiva.

Lesiones osteomusculares:

El crecimiento corporal rápido puede producir limitación del rango de movilidad de algunas articulaciones, que combinado con el aumento de masa muscular puede conducir a esguinces e incluso fracturas durante el ejercicio físico.

Miopía y escoliosis:

La mayor incidencia aparece durante la pubertad debido al crecimiento del esqueleto axial, por lo que será importante hacer un chequeo completo.

Salud sexual:

A estas edades y en el aspecto sexual las consultas pediátricas para adolescentes son imprescindibles. Deberemos también ahondar, en aquellos adolescentes que ya han completado su maduración, sobre temas relativos a la salud sexual, para que ellos sean conocedores y participes de una adecuada salud sexual, favoreciendo un ambiente en el que el adolescente pueda comunicar sin miedo ni vergüenza a su pediatra de referencia cualquier duda existente.

Vida saludable:

Aprovecharemos esta consulta pediátrica para adolescentes para fomentar hábitos de vida saludable, no solo en relación a la alimentación sino también fomentando la actividad física diaria, un buen habito de sueño y su higiene personal diaria. También haremos hincapié en el rechazo hacia el hábito del fumar o el consumo de alcohol u otros estupefacientes.

Consultas pediátricas adolescentes

¿Con qué frecuencia debemos realizarla?¿Cómo debe de ser la consulta del adolescente?

Las Sociedades Científicas reconocidas en Salud de la adolescencia recomiendan realizar, por lo menos, dos visitas anuales a un profesional con experiencia en salud de la adolescencia.

 

 

Para todas aquellas cuestiones antes mencionadas, es necesario disponer de un ambiente tranquilo y relajado, creando un espacio de seguridad y confianza hacia el adolescente. En ocasiones podrá requerirse una charla a solas con el pediatra para ahondar en ciertos aspectos que quizá la presencia de los padres puede coartar, asegurando siempre nuestra confidencialidad excepto ante situaciones que puedan poner en riesgo al adolescente, en ese caso, con el consentimiento del adolescente, se informará o se ayudará al joven para que
comparta dicha información con sus padres. Así mismo hay que asegurar intimidad en su exploración y siempre pediremos permiso al adolescente y explicaremos todo aquello que vayamos a hacer en la consulta.

Para finalizar….

La adolescencia es una etapa de cambios y transformaciones positivas en la que desean sentirse libres y respetados, pero también requieren de nuestra atención y acompañamiento, de un modo diferente a cuando eran más pequeños, pero estando a su lado y ayudándolos a que puedan desarrollarse como seres autónomos. Por ello remarcamos que es fundamental, necesario y beneficios que se hagan consultas pediátricas para adolescentes. 

Share This